miércoles, 6 de julio de 2016

Ícono: Robin Wright tiene el look

Otra vez una serie americana que bate récords de audiencias en Netflix encumbra a un nuevo icono de estilo femenino. La afortunada es Robin Wright, la actriz que en la ficción interpreta a Claire Underwood en House of Cards, un drama político también protagonizado por Kevin Spacey (Frank Underwood), en el cual ellos harán lo imposible por llegar a la Casa Blanca en un mundo plagado de avaricia, muertes dudosas, sexo furtivo y corrupción.

Desde el minuto cero de la tira, esta bellísima rubia de 50 años que impacta por su delgada figura y su casi metro setenta de altura, dio una lección de moda con sus estilismos minimalistas estratégicamente ideados para la construcción de su personaje: una esposa -Primera Dama-embajadora de Estados Unidos ambiciosa, vengativa e intimidante.


La responsable de su estética es su estilista de toda la vida, Kemal Harris, quien se incorporó a la serie como diseñadora de vestuario. Entre ambas crearon ese power dressing con el que Claire no sólo impulsa su imagen pública sino que también refuerza su posición en ese mundo hostil en el que se mueve. Este concepto, que da cuenta del poder que tiene la ropa para definir a una persona y a su situación, en ella se ejecuta exitosamente gracias a:

* El uso de primerísimas marcas, tales como: Altuzarra, Ralph Lauren, Derek Lam, Jason Wu, Armani, Alexander McQueen o Burberry porque, en realidad, alguien de su alcurnia se lo puede permitir. Además, el vestuario de la serie necesita transmitir calidad, no calidez.




* La preferencia de colores lisos, que emplea en pos de proyectar un mensaje de solidez y fortaleza. Negro, azules, grises, metalizados opacos y blanco le sirven para cada cometido. 

También suele haber lugar para el bordó

* Le dice no a los jeans y pantalones. Aunque los uso en un par de ocasiones, el recurso de usar esta prenda para demostrar poder en una mujer resulta demasiado previsible en una serie como esta.

* Adora los tacos negros, en especial los de Louboutin, que emplea hasta para conseguir votos en el pueblo más remoto de Iowa.

* Cual traje protector, prefiere ropa deportiva negra y slim fit a la hora de hacer de la actividad física una catarsis. 

* Elije pijamas de seda de La Perla para trabajar en su cama con su Mac. Nunca camisolines ni nada por el estilo. En su vestuario los guiños a su vulnerabilidad se evidencian en el uso de gasas, colores empolvados y sedas. 

Un vestido de cóctel metalizado de la tercera temporada es un ejemplo

* Como toda reina de la elegancia, su joya preferida son las perlas, que lleva a modo de collar o pulsera. Asimismo, y en un guiño a the first lady Jackie Kennedy, ostenta en su distinguida muñeca un reloj Cartier Tank Louis (la marca preferida de la realeza).




* Su bolso es una Muse Large Tote de Saint Laurent y sus gafas son de Ray Ban. Ambos completan su armadura chic.



* Aunque posee una figura envidiable, se sabe que recurre a una faja para marcar aún más su esbelta silueta, esa que tiene su réplica en un maniquí que se construyó especialmente para que los modistos de la serie pudieran coser a cualquier hora sin que Robin sufriera los rigores de las pruebas. En sus prendas hechas a medida siempre hay lugar para el péplum y  la falda lápiz bien lady like.  


* El corolario es su pelo corto, que usa rubio u oscuro y que es obra de Paul Norton, quien junto a una legión de asistentes pegado a su espalda logra este pixie cut perfecto  que fluctúa entre lo masculino-femenino y lo práctico-sofisticado. ¡La idolatramos!



Contame tu opinión sobre este posteo y no te olvides de hacerte fan en Facebook para enterarte de más novedades. 

Facebook: @suelaroja

Besos de moda.
Georgina








No hay comentarios:

Publicar un comentario