miércoles, 8 de febrero de 2017

Lujo y placer a bordo del Costa Fascinosa

Cada verano se inaugura la temporada de cruceros. A propósito, fui invitada a visitar el Costa Fascinosa, una de las naves más glamorosas que integran la flota de Costa Cruceros, que esa tórrida tarde esperaba amarrada con sus 113.000 toneladas y capacidad para 3.800 huéspedes en la terminal de Cruceros Benito Quinquela Martín (Av. De los Inmigrantes y Ramón Castillo) 









Una vez resuelto el check-in, el itinerario comenzó con una recorrida a cargo del personal de la embarcación, que destacó las cualidades del diseño de la descomunal nave: 1.500 cabinas (algunas con balcón privado), 4 piletas, 5 jacuzzis y un spa de 6.000 m2 en dos plantas, 329 obras de arte originales de artistas notorios y  emergentes; shows en vivo, cine 4D, casino, teatro, 5 restaurantes, 13 bares y todo tipo de facilities que me hicieron repensar mis próximas vacaciones. 

A medida que avanzábamos por el lugar, su interiorismo golden y súper retro llamó mi atención, por lo que pregunté quién había sido su creador. Fue la guía quien me contó que todo fue obra del arquitecto estadounidense Joseph Farcus (famoso constructor de cruceros), quien se inspiró en los grandes momentos de Hollywood, sus películas doradas y el clima de glamour de las memorables historias de amor del cine. 






Siguiendo el trayecto, nos dirigimos a la cubierta, donde me esperó una de las mejores vistas del Río de la Plata bañado por una tremenda puesta de sol. Aproveché para tomar una y mil fotos del mágico paisaje, emular la escena de Titanic apoyada sobre una de las barandas y camuflarme entre los pasajeros para sentir por un momento que yo también estaba de vacaciones. ¡Para mí, el nirvana!







Pero las sorpresas continuaron con un momento fashion. De allí, me dirigí al Salón Chéri, donde What If, la marca de Agostina Faedda, presentó con un desfile su colección cápsula inspirada en la vestimenta que se utilizaba en los cruceros de los años `30 y ´40. Faldas midi y pantacourt combinados con femeninos crop tops y vestidos con escote halter en una paleta con colores pasteles, blanco y nude potenciados por el estilismo de la make-up artist Camila Diez Rodríguez dieron cuenta de ello, mientras me tomaba un orange juice.





La fascinante experiencia culminó con una cena de 4 pasos al mejor estilo italiano en el Ristorante Otto E Mezzo, donde una exquisita carne de buey le dio el touche a una noche inolvidable. Todo antes de que, al día siguiente, el Costa Fascinosa partiera rumbo al norte de Brasil. 




El resto fue pasarla bien y volver energizada a casa. ¡Yeah!


Contame tu opinión sobre este posteo y no te olvides de hacerte fan en Facebook para enterarte de más novedades. 

Facebook: @suelaroja

Besos de moda.


Georgina

No hay comentarios:

Publicar un comentario